A propósito del VI Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, platicamos con el Dr. Óscar Aguilar Soto, director de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UAS, nos apuntó su sentido crítico sobre el estado que guarda el país reconociéndolo como una de las 15 economías más grandes del mundo y la segunda más importante de América Latina, aunque muy dependiente de los Estados Unidos, destino del 80% de sus exportaciones. Al respecto dijo que “en 2017, las exportaciones fueron un rubro que más creció al aumentar 9.82% respecto al 2016. Seguidas de las importaciones de bienes y servicios que mostraron un incremento de 8.81%, mientras que el consumo tuvo un crecimiento promedio de 3.27% en el 2017, por su parte, el gasto del gobierno disminuyó 2.8%, mientras que la inversión, que debería ser el motor de la economía, cayó 1.66%”

“Hay que decirlo, al inicio del sexenio, la paridad de nuestra moneda era de 12.92 pesos por dólar, a la fecha la devaluación es de 42%, si hubiese una reacción inmediata y lineal entre devaluación y aumento de exportaciones pudiéramos festejar que ésta incrementará presencia de productos mexicanos en el exterior y la realidad no necesariamente es así, y lo puntualizo con datos:

El comercio exterior de México presentó un déficit, el año pasado, de 14 mil 460 Millones de dólares. Las exportaciones el año pasado, en pleno proceso de devaluación la moneda se contrajo 4.1%. Las exportaciones petroleras cayeron 45% y las no petroleras crecieron menos de un punto porcentual, 0.8%, mientras el peso se devalúa 23% la compra de mercancías mexicanas en el exterior crece 0.8%.”

“Hay que señalar que México exporta frutas, hortalizas y cervezas que se incluyen en las exportaciones agroindustriales e importa granos básicos, fundamentales para la dieta del mexicano, somos deficitarios en trigo, maíz, frijol, arroz, soya y sorgo, lo que nos coloca a merced de la disponibilidad de dólares para comprar dichos productos, así como del precio del dólar.”

“La economía apenas creció en promedio, la mitad de lo ofrecido por Peña Nieto en su campaña presidencial, los datos nos indican que el crecimiento en los primeros cinco años de la administración fue: 2% en 2017; 2.9 en 2016; 3.2% en 2015; 2.8 en 2014 y 1.3% en 2013, así, el promedio para los cinco años fue de 2.5%, superior al de los dos gobiernos precedentes, pero menor a la expectativa generada con la aprobación de las reformas económicas.”

El Director de la FACES termina su comentario diciendo “en 2012 Peña Nieto firmó ante notario un total de 266 compromisos, de los cuales solo cumplió 134, es decir el 50.4%”

IMPORTANTE

ENLACES DE INTERÉS