El aumento a la gasolina no es la vía para mantener la estabilidad económica del país, tal como lo aseveró el Presidente Enrique Peña Nieto, sino se requiere soluciones de fondo como el fortalecimiento del mercado interno, reducir el gasto  público y combatir la corrupción, sostuvo el investigador Moisés Alejandro Alarcón Osuna.

El académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) expuso que la liberalización del precio en los combustibles, de acuerdo a la reforma energética, impactará directamente en la economía familiar, por la tasa inflacionaria que ésta provocará en los servicios públicos y los productos de la canasta básica.

Dijo que con el alza a los combustibles era inevitable que nuestro país no se viera afectado y expresó que el camino para obtener recursos es gastar lo mismo pero mejor, combatiendo la corrupción dentro del gobierno local y federal.

Señaló que, de haberse invertido previamente en PEMEX, el país habría generado recursos propios con la creación de refinerías y la venta de combustibles, haciéndola así una empresa más redituable.

Agregó que, para fortalecer el mercado interno, el gobierno debe generar un alza significativa en los salarios para que se pueda invertir en empresas nacionales, así como promocionar las exportaciones y los bienes no comercializables.

Fuente: Dirección de Comunicación Social de la UAS

IMPORTANTE

ENLACES DE INTERÉS